contacta por WhatsApp 688 85 98 07
Blog

Aparcar en fila en tres sencillos pasos.

Aparcar en fila es muy sencillo siguiendo nuestros tres consejos básicos. Sabemos que no es ni de lejos vuestra maniobra favorita, y es precisamente por eso que no hay que tener miedo a practicarla. En muy pocas condiciones vamos a poder elegir el aparcamiento perfecto, por lo que es imperativo conocer todas las maniobras de aparcamiento para poder desenvolvernos en cualquier situación.

 

Aparcar en fila, además, ha dado muchos disgustos tanto a alumnos como profesores en los exámentes prácticos, por lo que os hemos preparado un breve artículo para que tengáis las pautas más básicas siempre en mente y no os bloqueéis a la hora de afrontar esta maniobra en situación real.

Paso número 1: Nos situaremos en paralelo al vehículo frontal.

 

 

Lo primero que debemos hacer es ponernos en paralelo al vehículo frontal, manteniendo una separación de unos 30cm. Asegúrate de tu vehículo se encuentre un pelín más atrás. Vigila su espejo retrovisor y pon tu morro a esa altura. En caso de que sea imposible por diferencias de longitud, guíate por la parte trasera.

 

En este momento, giraremos el volante hacia el lado al que vamos a aparcar.

 

Paso número 2: Tomamos referencias.

 

 

Comenzaremos a dar marcha atrás con el volante girado controlando la distancia. Dejaremos de retroceder cuando visualicemos al completo el parachoques frontal del coche trasero por el retrovisor del lado hacia el que aparcamos. Enderezamos el volante y seguimos marcha atrás hasta que visualicemos el faro cercano al bordillo del coche trasero.

 

Paso número 3: Ajustamos la posición.

 

 

Ya hemos hecho lo más difícil y casi hemos aparcado. Gira el volante hacia el lado exterior y retrocede poco a poco para quedarte en la posición ideal. SI no estás del todo perfecto no pasa nada, puedes realizar ajustes leves en esta posición. Ten consideración en dejar el espacio suficiente entre los tres coches para que el resto de vehículos pueda salir y nuevos vehículos puedan incorporarse.

 

 

Y con estos sencillos consejos y un poco de práctica, estamos seguros de que ya no le tendrás miedo a los aparcamientos en fila.

Comparte:

Deja un comentario