contacta por WhatsApp 688 85 98 07
Blog

Cuidado con el efecto pantalla

Si desconoces en qué consiste el denominado efecto pantalla, a continuación te explicaremos las razones por las que se produce y cómo puedes evitar sus consecuencias.

 

El viento es uno de los factores que más más afecta a la conducción y puede provocar accidentes. Además, es el protagonista del efecto pantalla: si vas circulando por un puente en un día con mucho viento y te pilla una fuerte ráfaga desde la derecha de tu vehículo, lo lógico es que intentes corregir la dirección girando el volante hacia la misma dirección desde donde viene el viento. Justo en ese momento, estás adelantando a un autobús o camión y es entonces cuando la situación cambia totalmente.

 

Un vehículo de grandes dimensiones ejercerá como “pared” entre tu coche y el viento, por lo que, de repente, ya no tendrás esa fuerza que te golpea desde la derecha y correrás el riesgo de chocar lateralmente contra el otro vehículo. Será entonces cuando será necesario girar un poco hacia la izquierda y evitar el choque. Es muy importante estar atento a la carretera y ser consciente de los vehículos que te rodean.

 

Además, una vez realizado el adelantamiento, debes tener en cuenta que el viento volverá a golpearte desde la derecha, por lo que tendrás que estar preparado para girar levemente el volante hacia la derecha.

 

Puede parecer una situación de escaso peligro, pero lo cierto es que el efecto pantalla sucede en pocos segundos. Es fundamental prevenir este tipo de situaciones. Por supuesto, se acentúa en aquellos espacios geográficamente despejados, como grandes puentes o salidas de túneles. También cuando el viento es racheado en vez de constante.

 

Por tanto, resulta imprescindible circular a baja velocidad y también llevar una marcha corta para obtener mayor respuesta del motor. ¡Mucha atención en la carretera durante esta Navidad y extrema las precauciones al volante!

Comparte:

Deja un comentario