contacta por WhatsApp 688 85 98 07
Blog

Cómo usar bien el freno de tu coche.

Usar el freno correctamente

 

En este artículo os aconsejamos cómo usar bien el freno del vehículo y a evitar los principales peligros que un mal uso del freno provocan. Los nuevos Drivers siempre tienen problemas con el uso de los frenos, algunos tienen miedo a usarlos y otros lo hacen con cierta imprudencia. Por ello, hemos recogido algunas pautas generales que te ayudarán a usar el freno con la máxima eficacia y el menor riesgo.

Cada coche es un mundo

Lo que debes saber en primer lugar es que cada coche es un mundo. Por ello, te ayudará enormemente conocer las características de tu vehículo y estar habituado a él para manejarlo con soltura y confianza. Esto incluye los frenos. No frenará igual un deportivo de peso ligero y con el centro de gravedad bajo, que una furgoneta con carga.

 

Dicho esto, que conozcas cuál es el límite de tu vehículo no quiere decir que tengas que estar conduciendo a ese nivel. Sólo te servirá para adaptar tu comportamiento en carretera a las características de tu vehículo y tomar las precauciones extra. Por ejemplo, la furgoneta pesada deberá mantener una mayor distancia de seguridad ya que su frenada será más larga.

 

La forma recomendada de usar el freno es pulsar suavemente y aumentando la presión sin brusquedades para no perder el control del vehículo. ¿Parece fácil, verdad? Pues la mayoría de los conductores novatos, y muchos experimentados, lo hace mal. Para hacerlo bien hay que cambiar el hábito “reactivo” y anticiparnos mejor a las reducciones de velocidad y paradas. Practicalo una vez, muchas veces, y lo harás siempre bien.

 

En el peor de los casos, ante una frenada de emergencia, deberemos tener mucho más cuidado. Mantén firme el volante y nunca des volantazos, pisa suavemente el freno hasta el fondo y también el embrague para que el coche no se cale y no se detenga el motor.

 

Un último consejo: no uses el freno si no lo necesitas. Reduce la marcha en cuesta, mantén una distancia de seguridad adecuada y no aceleres más de lo que necesites en vía urbana. Con ello no sólo irás más seguro y evitarás un disgusto, sino que cuidarás mejor de tu vehículo.

Comparte:

Deja un comentario